Maestra en San Luis Potosí se burla de uno de sus alumnos por tomar calses en un cibercafé

La profesora de universidad Elvia Castañón le pidió al joven Rafael que se ubicara en «un lugar más decente» de lo contrarío se vería reflejado en sus calificaciones.

Un joven universitario de San Luis Potosí denunció un acto de discriminación y humillación por parte de su profesora quien lo presionó para que tomará clases en su domicilio pues debido a la situación económica se ve en la necesidad de acudir a un cibercafé.

Se trata del joven Rafael Morales, estudiante del séptimo semestre de la carrera de Derecho de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí quien evidenció como su profesora identificada como Elvia Castañón le pidió que se ubicara en un «lugar más decente» de lo contrario esto se vería reflejado en sus calificaciones.

La profesora refiere que se requiere de su constante participación y estar al corriente con los trabajos o tareas que se piden en su clase.

«El día de ayer, durante la clase de Derecho Civil IV, la licenciada se percató de mi situación al ver que yo estaba afuera de dicho establecimiento y en ese momento comenzó a realizar comentarios desagradables, ya que quería verme en un «lugar más decente» que ya no estuviera así porque, al parecer era el único y que mis compañeros si estaban en sus hogares», apuntó el joven y continuó.

«Al escuchar esos comentarios, yo expliqué mi situación, a lo que me respondió que ella ya había dicho como quería que tomáramos las clases que ya tenía que estar participando y al pendiente de estar enviando las cosas que fuera pidiendo, y que todo eso se vería reflejado en mi calificación, lo cual se me hizo algo absurdo, ya que, pese a la dificultad que tengo, yo he estado en tiempo y forma en cada una de sus clases», dijo Rafael.

Tras hacerse viral la historia del joven, la profesora ofreció una disculpa a través de una clase virtual asegurando que ningún momento su intención fue ofender a su alumno.

«No fue mi intención molestarlo ni ofenderlo, por lo tanto le pido una disculpa a este joven, a mi alumno».

La disculpa se dio frente a Urenda Navarro Sánchez, titular de la Defensoría de Derechos Universitarios y frente al Secretario Marco Antonio Aranda Martínez.